Bragança
Ubicación

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD

PARA ABRIR BOCA

Una ciudad castellana por antonomasia. Todos recordamos aquello de “fría, pura y cabeza de Extremadura” … cabeza de las tierras extremas de la Castilla medieval, claro está.

Su posición geográfica, en la cabecera del valle del Duero, trajo consigo durante siglos una historia convulsa, reflejada en la desesperada resistencia numantina frente a Roma y en el carácter de territorio fronterizo en las luchas medievales entre cristianos y musulmanes y, más tarde, entre Castilla y Aragón.

RECORRIDO

Comienza la visita en San Juan de Duero, antiguo monasterio de la Orden del Hospital o de San Juan de Jerusalén. Se encuentra junto al río, al pie del monte de las Ánimas, evocado en la leyenda de Bécquer. Su claustro es único en el mundo, por la originalidad de sus arcos, distintos en cada lado, presentando dos de ellos de evidentes rasgos orientales. A ambos lados de la cabecera de la iglesia se encuentran sendos templetes cupulados muy curiosos, que ofrecen tallas románicas historiadas con escenas de la infancia de Cristo y animales fantásticos. 

Dejamos a un lado el puente medieval sobre el Duero, para seguir un romántico paseo que une, a la sombra de los chopos centenarios, lo que fue el monasterio templario de San Polo y la ermita de San Saturio, el legendario patrón visigodo de la ciudad. El emplazamiento de la ermita sobre el río, en las faldas de la sierra de Santa Ana, es sumamente pintoresco. Este lugar es un emblema incuestionable de Soria, cuyo encanto se ve potenciado al encontrarse la mayor parte del santuario excavado en la roca caliza.    

Cruzado el Duero, subiremos la vaguada natural que origina la principal calle del casco histórico de Soria, el Collado, prolongada más abajo en la calle Real.

Si disponéis de vehículo, mejor que hagamos con él el tramo que sigue. Soria tiene un constante y marcado desnivel entre el actual centro urbano y el Duero.

Aún muy cerca del río, pasamos junto a la primera zona de mercado medieval, en torno a San Pedro, templo renacentista, que fue colegiata y hoy es la concatedral de Soria. Tened en cuenta que, hasta 1959, la única sede episcopal de la provincia fue El Burgo de Osma.

La siguiente etapa del recorrido es el exterior de la iglesia románica de San Juan de Rabanera (s XIII). Su portada principal proviene de la derruida iglesia de San Nicolás: los relieves incluyen escenas de la vida de este santo tan navideño. Su ábside posee un pilar en el eje central, en vez de una ventana. Es una excepción en el arte románico, en el que los ábsides suelen  presentar ventanas en número par.

Junto a la iglesia está la fachada de la Diputación, con el monumento a Numancia (pebetero con fuego permanente) y las estatuas de siete personajes ilustres de la historia de Soria, como Alfonso VIII o el Juglar del Cid.

Atravesando el Collado, el citado eje comercial y lugar de paseo de la ciudad, llegamos a la calle Aduana Vieja. En ella se destaca un conjunto de fachadas del Renacimiento, entre ellas, la del palacio de Antonio de los Ríos y Salcedo (ganadero que  se enriqueció con sus grandes rebaños trashumantes) o el de los San Clemente-Marichalar.

Al final de la calle está el instituto Antonio Machado, antiguo colegio de jesuitas, donde el poeta dio clases de francés, de 1907 a 1912.

Muy cerca, llegamos a la extraordinaria fachada románica de Santo Domingo, que testimonia la influencia del románico francés, debido al matrimonio de Alfonso VIII con Leonor de Plantagenet, hecho que convierte esta fachada en una excepción dentro del mundo del románico de Castilla y León.

Pasando por la mole del palacio de los Condes de Gómara, uno de los mejores ejemplos del renacimiento castellano, llegamos de nuevo al Collado. Delante del Casino, que mantiene plenamente su aire decimonónico, se halla una escultura de Gerardo Diego tomando café sentado a una mesa y leyendo. En su momento, tanto Machado como Gerardo Diego, fueron asiduos de este círculo social. 

En la cercana Plaza Mayor destaca el palacio de los Doce Linajes, del siglo XVII, y actual Ayuntamiento. Era el lugar de reunión de los Linajes de Soria, corporación histórica que controló el gobierno urbano, y cuyo escudo en rueda preside la fachada, mostrando que ninguno tenía prioridad sobre otro.

Enmarcando también la plaza, se encuentran el palacio de la Audiencia y la iglesia de Santa María la Mayor, con portada románica, donde se casaron Machado y Leonor Izquierdo, una joven (casi niña) de 15 años, hija de los dueños de la pensión donde el escritor estuvo alojado al ocupar la cátedra de francés en Soria. Tres años más tarde, esta misma iglesia acogió el funeral de Leonor. Una de las calles que suben desde la plaza conduce al cementerio del Espino, donde se encuentra su tumba.

Retomando de nuevo todo el Collado, llegamos al fin del recorrido, junto a la plaza de Herradores, un buen lugar para ir de tapas. Una placa recuerda la casa en donde vivió Bécquer. La contigua plaza de Mariano Granados acoge varias cafeterías y tiendas, donde se puede comprar la conocida mantequilla de Soria. Terminado el recorrido os proponemos un momento de relax, en la Dehesa, o Alameda de Cervantes, bajo la increíble variedad de especies arbóreas que caracteriza a este gran parque de la ciudad.  

DURACIÓN

3 horas y media.

En esta experiencia...

Qué harás
  • Ciudad de poetas, románico y misterio
Más detalles Abrazada por el río Duero
Incluido Paseo por el río y por el centro monumental

Porque la preparación es importante...

CONSEJO

No debéis marcharos de Soria sin probar los famosos torreznos, con marca de garantía, las numerosas setas en temporada, y sus vinos de Ribera de Duero.

SABÍAS QUE…

Soria se denomina, con justicia, la “ciudad de los poetas”, evocando el estrecho vínculo y el aprecio que por ella sintieron tres grandes nombres de nuestra literatura: Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer y Gerardo Diego. 

Punto de encuentro /iframe>
Información importante El precio de las entradas a los monumentos, en su caso, no está incluido en la visita. Ésta es una propuesta genérica para grupos, que podemos adaptar a tu interés y necesidades

Recomendamos
  • Traer ropa y calzado cómodo para la visita.

RESERVA TU PLAZA

Esta actividad requiere reserva previa. Cumplimenta el siguiente formulario y, una vez comprobada la disponibilidad, confirmaremos tu reserva y te indicaremos cómo proceder al pago.

Nombre Completo (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono de contacto

Código Postal

Actividad elegida

Fecha

Número de Adultos

Número de Niños

Observaciones

Información Adicional

Duración3h, 4h 30min

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD

PARA ABRIR BOCA

Una ciudad castellana por antonomasia. Todos recordamos aquello de “fría, pura y cabeza de Extremadura” … cabeza de las tierras extremas de la Castilla medieval, claro está.

Su posición geográfica, en la cabecera del valle del Duero, trajo consigo durante siglos una historia convulsa, reflejada en la desesperada resistencia numantina frente a Roma y en el carácter de territorio fronterizo en las luchas medievales entre cristianos y musulmanes y, más tarde, entre Castilla y Aragón.

RECORRIDO

Comienza la visita en San Juan de Duero, antiguo monasterio de la Orden del Hospital o de San Juan de Jerusalén. Se encuentra junto al río, al pie del monte de las Ánimas, evocado en la leyenda de Bécquer. Su claustro es único en el mundo, por la originalidad de sus arcos, distintos en cada lado, presentando dos de ellos de evidentes rasgos orientales. A ambos lados de la cabecera de la iglesia se encuentran sendos templetes cupulados muy curiosos, que ofrecen tallas románicas historiadas con escenas de la infancia de Cristo y animales fantásticos. 

Dejamos a un lado el puente medieval sobre el Duero, para seguir un romántico paseo que une, a la sombra de los chopos centenarios, lo que fue el monasterio templario de San Polo y la ermita de San Saturio, el legendario patrón visigodo de la ciudad. El emplazamiento de la ermita sobre el río, en las faldas de la sierra de Santa Ana, es sumamente pintoresco. Este lugar es un emblema incuestionable de Soria, cuyo encanto se ve potenciado al encontrarse la mayor parte del santuario excavado en la roca caliza.    

Cruzado el Duero, subiremos la vaguada natural que origina la principal calle del casco histórico de Soria, el Collado, prolongada más abajo en la calle Real.

Si disponéis de vehículo, mejor que hagamos con él el tramo que sigue. Soria tiene un constante y marcado desnivel entre el actual centro urbano y el Duero.

Aún muy cerca del río, pasamos junto a la primera zona de mercado medieval, en torno a San Pedro, templo renacentista, que fue colegiata y hoy es la concatedral de Soria. Tened en cuenta que, hasta 1959, la única sede episcopal de la provincia fue El Burgo de Osma.

La siguiente etapa del recorrido es el exterior de la iglesia románica de San Juan de Rabanera (s XIII). Su portada principal proviene de la derruida iglesia de San Nicolás: los relieves incluyen escenas de la vida de este santo tan navideño. Su ábside posee un pilar en el eje central, en vez de una ventana. Es una excepción en el arte románico, en el que los ábsides suelen  presentar ventanas en número par.

Junto a la iglesia está la fachada de la Diputación, con el monumento a Numancia (pebetero con fuego permanente) y las estatuas de siete personajes ilustres de la historia de Soria, como Alfonso VIII o el Juglar del Cid.

Atravesando el Collado, el citado eje comercial y lugar de paseo de la ciudad, llegamos a la calle Aduana Vieja. En ella se destaca un conjunto de fachadas del Renacimiento, entre ellas, la del palacio de Antonio de los Ríos y Salcedo (ganadero que  se enriqueció con sus grandes rebaños trashumantes) o el de los San Clemente-Marichalar.

Al final de la calle está el instituto Antonio Machado, antiguo colegio de jesuitas, donde el poeta dio clases de francés, de 1907 a 1912.

Muy cerca, llegamos a la extraordinaria fachada románica de Santo Domingo, que testimonia la influencia del románico francés, debido al matrimonio de Alfonso VIII con Leonor de Plantagenet, hecho que convierte esta fachada en una excepción dentro del mundo del románico de Castilla y León.

Pasando por la mole del palacio de los Condes de Gómara, uno de los mejores ejemplos del renacimiento castellano, llegamos de nuevo al Collado. Delante del Casino, que mantiene plenamente su aire decimonónico, se halla una escultura de Gerardo Diego tomando café sentado a una mesa y leyendo. En su momento, tanto Machado como Gerardo Diego, fueron asiduos de este círculo social. 

En la cercana Plaza Mayor destaca el palacio de los Doce Linajes, del siglo XVII, y actual Ayuntamiento. Era el lugar de reunión de los Linajes de Soria, corporación histórica que controló el gobierno urbano, y cuyo escudo en rueda preside la fachada, mostrando que ninguno tenía prioridad sobre otro.

Enmarcando también la plaza, se encuentran el palacio de la Audiencia y la iglesia de Santa María la Mayor, con portada románica, donde se casaron Machado y Leonor Izquierdo, una joven (casi niña) de 15 años, hija de los dueños de la pensión donde el escritor estuvo alojado al ocupar la cátedra de francés en Soria. Tres años más tarde, esta misma iglesia acogió el funeral de Leonor. Una de las calles que suben desde la plaza conduce al cementerio del Espino, donde se encuentra su tumba.

Retomando de nuevo todo el Collado, llegamos al fin del recorrido, junto a la plaza de Herradores, un buen lugar para ir de tapas. Una placa recuerda la casa en donde vivió Bécquer. La contigua plaza de Mariano Granados acoge varias cafeterías y tiendas, donde se puede comprar la conocida mantequilla de Soria. Terminado el recorrido os proponemos un momento de relax, en la Dehesa, o Alameda de Cervantes, bajo la increíble variedad de especies arbóreas que caracteriza a este gran parque de la ciudad.  

DURACIÓN

3 horas y media.

En esta experiencia...

Qué harás
  • Ciudad de poetas, románico y misterio
Más detalles Abrazada por el río Duero
Incluido Paseo por el río y por el centro monumental

Porque la preparación es importante...

CONSEJO

No debéis marcharos de Soria sin probar los famosos torreznos, con marca de garantía, las numerosas setas en temporada, y sus vinos de Ribera de Duero.

SABÍAS QUE…

Soria se denomina, con justicia, la “ciudad de los poetas”, evocando el estrecho vínculo y el aprecio que por ella sintieron tres grandes nombres de nuestra literatura: Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer y Gerardo Diego. 

Punto de encuentro /iframe>
Información importante El precio de las entradas a los monumentos, en su caso, no está incluido en la visita. Ésta es una propuesta genérica para grupos, que podemos adaptar a tu interés y necesidades

Recomendamos
  • Traer ropa y calzado cómodo para la visita.

RESERVA TU PLAZA

Esta actividad requiere reserva previa. Cumplimenta el siguiente formulario y, una vez comprobada la disponibilidad, confirmaremos tu reserva y te indicaremos cómo proceder al pago.

Nombre Completo (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono de contacto

Código Postal

Actividad elegida

Fecha

Número de Adultos

Número de Niños

Observaciones

Reseñas de nuestros Usuarios

Aún no hay reseñas.

Deje una Reseña

Valoración